Pasión por la

Economía y los Negocios

 

“Estudio Longitudinal Social de Chile” (ELSOC), es el estudio de tipo panel, único en Chile realizado por el COES, el cual consiste en encuestar a casi 3.000 chilenos, anualmente, a lo largo de una década. El estudio ha sido diseñado para evaluar la manera cómo piensan, sienten y se comportan los chilenos en torno a un conjunto de temas referidos al conflicto y la cohesión social en Chile. En la Facultad de Economía y Negocios fue presentado ante la comunidad académica y estudiantil de la Universidad de Talca el Módulo V de este nombrado estudio; “Brechas y actitudes: la desigualdad entre hombres y mujeres y los roles de género”, cuyos resultados son reveladores ya que desmitifican el avance en la igualdad de género.

 

Una vez presentado los resultados, se realizó un panel de discusión y comentarios conformado por Paula Poblete, Directora de Estudios de Comunidad Mujer, Ismael Gallardo, Psicólogo y Profesor de la Universidad de Talca y Gabriel Pino, Economista y Secretario Académico de la FEN, los cuales desde sus distintas áreas de especialización como la Economía y la Psicología desarrollaron un interesante panel de conversación.

 

Macarena Muñoz, investigadora española del COES y expositora de los resultados del estudio, plantea que la importancia de este “es volver a poner en la mesa los temas del género, porque es verdad que a pesar de que hay muchos avances y estamos mejorando hacia la igualdad; todavía hay mucha reticencia a que la desigualdad está presente”. Continuó señalando que “la gente piensa que ya no es un problema, que ya está solucionado y los datos muestran que no es así, todavía hay muchas brechas muy explicitas”. También afirmó que es importante “asumir que todavía hay desigualdad, para fomentar políticas públicas en este sentido y un conocimiento más activo para solucionar este problema”.

 

Por su parte el académico de la Facultad de Psicología, Ismael Gallardo, quien también fue parte del panel de discusión, planteó que existe una visión general de que las Ciencias Sociales “primero no son ciencias y por otro lado, que son menos importantes que otras ciencias más duras”, con esta afirmación apuntó que “justamente son las ciencias sociales las que explican porque aun nosotros teniendo una muy buena competitividad internacionales en términos que son duros, como por ejemplo el PIB; aún seguimos siendo los más infelices de la región o calidad de vida es la menor, en tema de percepción”. Continuó señalando que esto se instala “finalmente como un discurso público y es solamente cuando hay datos, es que podemos hablar de una realidad nacional; aún hay pocos datos de lo que pasa con la vida de los chilenos en ámbitos como el territorio, las brechas de género, la confianza con tu entorno, en fin”. Por esto Gallardo afirma, que precisamente es lo importante del estudio, este “ por un lado levanta información de temas que usualmente no se hablan en Chile y que son muy importantes para poder entender los fenómenos que están ocurriendo y que por otro lado el diseño metodológico permite ver como esto va evolucionando en el tiempo, y cómo además va cambiando y se va determinando en función de ciertas condiciones”, finalmente puntualizó “me parece que es un aporte muy grande a la discusión que son importantes para la políticas pública y espero que también sean importantes para la intervención en políticas públicas”.

 

Por su naturaleza, este estudio busca analizar, en una muestra representativa a nivel nacional, la estabilidad o el cambio en diversas dimensiones sociales atendiendo a factores que los moderan o explican a lo largo de los años. En la presentación del Módulo V de este, se reportó sobre las brechas encontradas en el ámbito laboral y en la esfera política, también se incluyó la perspectiva de los/as chilenos/as sobre los roles tradicionales de género -dimensión que refleja el prejuicio hacia la mujer y las actitudes sexistas- y la percepción que tienen sobre el conflicto actual entre hombres y mujeres. El gran resultado es demostrar que la desigualdad entre hombres y mujeres está todavía muy presente en Chile, y enfatiza el rol de las actitudes sociales en la perpetuación -y superación- de dicho desequilibrio, que la igualdad de género no existe, es un espejismo.