Pasión por la

Economía y los Negocios

 

Patricia Oyarce M.

 

“Desarrollando Mi plan de Negocios” fue el nombre elegido para el taller dictado en el centro de reclusión talquino, en el cual cuatro estudiantes de la carrera de Ingeniería Informática Empresarial (IIE) entregaron los conocimientos, herramientas y directrices para potenciar las ventas del trabajo en cuero y mimbre que realizan un grupo de reclusos artesanos.

 

Con gran entusiasmo y agradecimiento se vivió la entrega de diplomas en la duodécima y última sesión del taller que desarrollaron los alumnos de la Facultad de Economía y Negocios (FEN), donde se destacó el profesionalismo, entrega y buena llegada de los Utalinos. Al respecto Patricia Alarcón, encargada de Capacitación de Gendarmería, expresó que fue una experiencia nueva para todos, “los internos los recepcionaron muy bien y lograron una vinculación cercana, que es difícil ver en ellos”. Además señaló que los estudiantes “fueron asertivos en el lenguaje y en la forma de entregar las herramientas; habla muy bien de la formación que entrega la Universidad de Talca”.

 

Asimismo el académico a cargo del módulo de Responsabilidad Social, Joaquín Nuñez afirmó que “superaron todas nuestras expectativas, ya que trabajar en la cárcel es complejo por todos los procesos que hay que pasar antes de entrar y los chicos respondieron muy bien”, valorando además “la dedicación y prolijidad que aplicaron con este grupo de personas que muchas veces la sociedad invisibiliza”.

 

Responsabilidad Social

 

 

El proyecto ejecutado en la cárcel, es parte del módulo de Responsabilidad Social cursado en el segundo semestre de manera transversal por todos los alumnos de la Universidad de Talca. Al respecto, Carolina del Río, directora del Departamento de Formación Fundamental –del cual forma parte la asignatura- afirmó que el desarrollo de esta sensibilidad con el entorno es un sello netamente utalino, “ya que es la única Universidad en Chile, que tiene este ramo obligatorio para todos sus estudiantes de cuarto año de todas las carreras”. Detalló que la metodología utilizada es el “aprendizaje de servicio”, modalidad en donde los alumnos aprender sirviendo a la comunidad, buscando sensibilizar y empatizar con el otro. Responsabilidad Social “es un curso integrador, de las competencias entregadas en los primeros años: comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, expresión oral y resolución de conflicto”, que permiten la formación integral y facilitan el primer acercamiento al mundo laboral, puntualizó la Directora.

 

Responsabilidad Social

 

El taller desarrollado en 12 sesiones, desde septiembre, fue ejecutado por los estudiantes Pablo Torres, Javier Bravo, Bastián Parraguez y Matías Monsalve de IIE, los cuales a través de diversas didácticas les enseñaron a valorizar sus productos, qué es la estrategia, objetivos, modelo canvas, postulación a proyectos y evaluación financiera, además de cómo invertir desde la cárcel y administración de negocios.

 

Sebastian Moreno, recluso talabartero creador de riendas y cinturones, afirmó que el taller “nos sirvió mucho para saber más de publicidad, de marketing y darle más realce a nuestro trabajo. Aprendimos del capital de trabajo, cómo invertir bien la plata, cómo hacer bien las cosas, paso a paso para formar una empresa. Lo que me incentivo a pensar en mi futuro porque me gustaría seguir en esto cuando salga de aquí”, finalizó.

 

Por su parte los estudiantes declararon también estar agradecidos por esta oportunidad y toda la ayuda que recibieron de gendarmería, que les permitió conocer un aspecto de la sociedad no muy visibilizado, “fue una experiencia enriquecedora y de gran desafío por todas las limitantes que tiene trabajar dentro de la cárcel”.

 

Finalizaron afirmando que “el poder ayudar y apoyar la reinserción social es algo que nos reconforta, además se notó que ellos aprendieron y que tenían ganas de recibir nuestra ayuda, los productos que ellos realizan son de alta calidad y de bajo precio, pero tienen poco marketing y una mala estrategia de poner los precios, logramos estandarizarlos y unirlos para que no compitan entre ellos mismos, es un antes y un después en cual nosotros también aprendimos”.